¿Qué trabajamos?

¿SOBRE QUÉ PROBLEMÁTICAS INTERVENIMOS?

Acudir a la consulta de una psicóloga sanitaria es un acto que ante todo, aumenta tu calidad de vida.

Es útil cuando necesitas sentirte mejor y te cuesta lograrlo o no sabes cómo hacerlo.

-Baja autoestima:

La autoestima es el conjunto de pensamientos, sentimientos, percepciones y comportamientos que tenemos hacia nosotros/as mismos/as. Si la autoestima está baja, tendrá consecuencias en nuestras áreas emocional, relacional y conductual. 

-Crecimiento personal:

Aunque haya momentos en que no tengamos ningún «trastorno», podemos tener sentimientos de vacío o de infelicidad. El crecimiento personal consiste en llenar estos vacíos, desarrollar nuestras habilidades personales y potenciar las áreas que nos hacen felices.

-Alteraciones en el sueño- vigilia:

 Estas alteraciones pueden ser de varios tipos: insomnio, somnolencia excesiva, apnea del sueño, terrores nocturnos, sonambulismo… 

-Dinámicas familiares disfuncionales:

Tal y como comentábamos en el apartado de «terapia familiar», hay veces que aunque las familias intenten hacer todo lo posible para que les vaya bien, les resulta imposible. Puede ocurrir que no se logren comunicar bien, que discutan en exceso o que las dinámicas relacionales provoquen sufrimiento en uno o en todos los miembros.

-Trastornos del neurodesarrollo:

Tales como TDAH (trastorno de déficit de atención e hiperactividad), TEA (trastorno del espectro del autismo) o TDI (trastorno del desarrollo intelectual).

-Ansiedad:

Uno de los males más comunes de nuestra época. Los trastornos de ansiedad también pueden ser de varios tipos: trastorno de pánico, trastorno de ansiedad generalizada, agorafobia, fobias específicas…

-Depresión:

El segundo mal mayor por excelencia. Un trastorno que puede cronificarse y que puede causar muchísimo sufrimiento en la persona que lo padece y en su entorno. 

-Trastorno obsesivo compulsivo:

Este trastorno lo sufren las personas que tienen obsesiones (pensamientos intrusivos, aprensión, preocupaciones extremas…), y que presentan también compulsiones (rituales destinados a rebajar la ansiedad que les produce la obsesión).

-Trastornos del apego:

 Estos trastornos tienen su base en las relaciones de apego que tuvimos en la infancia. Cuando estas relaciones han sido tóxicas o maltratantes, no es raro que de mayores suframos las secuelas que forman los trastornos del apego. 

-Duelo:

 El duelo es un proceso normal cuando sufrimos una pérdida significativa. Sin embargo, hay veces que se complica y que es necesaria la ayuda profesional. 

-Traumas:

El trastorno de estrés post traumático (TEPT) es un trastorno sumamente desagradable, que nos hace revivir una y otra vez la situación que nos causó el trauma. 

-Trastornos disociativos:

 Este tipo de trastornos conllevan la desconexión entre nuestras emociones, nuestros actos, nuestra memoria y nuestros pensamientos. Las personas con este tipo de trastornos escapan de la realidad de manera involuntaria y muy dolorosa emocionalmente.

-Trastornos de la conducta y del control de los impulsos:

Este tipo de trastornos hacen que la persona invada el espacio personal de las/os otros, que no sea capaz de regular sus impulsos o que no respete la integridad de las personas que le rodean. 

Conoce aquí nuestras tarifas y contacta con nosotras.

×